ENTREVISTA REALIZADA POR FLOR CID PARA LA PUBLICACIÓN MUY SEGURA

¿Cómo fueron los inicios de su andadura profesional? ¿Qué valores considera que adquirió en aquel momento?

Los comienzos siempre son complicados porque es necesario adaptarse a la dinámica del trabajo y al funcionamiento de una Fiscalía. Además, la carga de trabajo es importante y el nivel jurídico de los compañeros muy alto, siendo necesario ponerse a su altura. Es un período de tiempo intenso hasta lograr coger la dinámica de tus Juzgados y de la propia Fiscalía, pero también es un período de aprendizaje muy enriquecedor que se recuerda con cariño.

Como valores principales adquirí en aquel momento el sentido de responsabilidad y la importancia de trabajar en equipo. El sentido de la responsabilidad se adquiere cuando haces la primera guardia y eres consciente que tus informes y decisiones afectan de manera esencial la vida de las personas, por ejemplo, solicitar como medida cautelar la prisión provisional de un investigado. Sabes que tu trabajo debe desempeñarse con el máximo rigor y profesionalidad porque atañe a bienes jurídicos esenciales de los ciudadanos. Esto es una gran responsabilidad, pero también produce un efecto motivador, sintiendo que eres útil a la sociedad.

Sobre el trabajo en equipo, y pese a que muchas veces se ha tachado de ser algo negativo o contrario a la independencia, los Fiscales estamos acostumbrados a trabajar en equipo y a consultar cuestiones jurídicas con los compañeros, con los Delegados de las especialidades o con el Fiscal Jefe. Esto nos proporciona conocimientos adicionales y mejora la calidad de nuestro trabajo.

¿Qué hitos considera más relevantes en el transcurso de su trayectoria y por qué? ¿Qué han significado para usted?

Yo marcaría como hitos profesionales más relevantes cuando me integré dentro de mi Fiscalía Provincial en las Secciones especializadas contra criminalidad informática en 2015 y contra la delincuencia económica en 2017. Formar parte de una especialidad dentro de la Fiscalía te permite conocer la materia en mayor profundidad. En mi caso me ha servido para estudiar dichas materias, escribiendo artículos jurídicos y realizando alguna ponencia sobre los mismas, en particular en el ámbito de la criminalidad informática.

Otro hito profesional relevante, relacionado con mi labor divulgativa en redes sociales, se produce cuando comencé con mi cuenta en Twitter en 2017 para dar a conocer la labor de los Fiscales, junto con diverso contenido jurídico. Es una labor a la que le dedico gran parte de mi tiempo libre y estoy muy contenta con la gran acogida que está teniendo.

En una reciente entrevista suya hemos visto que se define como fiscal de “trinchera”, como en el mundo judicial se les conoce a los profesionales que se enfrentan a la falta de medios y enorme carga de trabajo existente en los juzgados hoy en día. ¿Cuál es la situación actual, inmersos en una pandemia sanitaria sin precedentes? ¿Cuáles son los principales retos o desafíos a afrontar al respecto?

Fiscal o Juez de “trinchera” se viene utilizando desde hace tiempo para definir a aquellos profesionales que están en los Juzgados mixtos (de Primera Instancia e Instrucción), atendiendo señalamientos civiles y penales, la guardia, el despacho del papel y la correspondiente especialidad. Supliendo con esfuerzo y sacrificio la falta de medios de la Administración de Justicia, que es especialmente acusada en estos Juzgados mixtos, que suponen un 54% del total de Juzgados en nuestro país.

La situación actual con la pandemia viene a agudizar la pertrecha situación que ya se vivía en la Administración de Justicia por la falta de medios y que se traduce, entre otras cosas en la lentitud de la misma. Una Justicia sin medios no es justicia, ni puede proteger de manera adecuada a los ciudadanos. Ninguna medida que se adopte de agilización será verdaderamente efectiva si no va a acompañada de la necesaria inversión material y personal.

En mi opinión, la crisis sanitaria provocada por la Covid es una buena ocasión para potenciar el teletrabajo dentro de nuestra institución, como ocurre en otros sectores privados y públicos, para permitir la conciliación y evitar el cada vez mayor riesgo de contagio. También me parece buena ocasión para potenciar, en los supuestos en que sea posible, los juicios telemáticos

Desde mi punto de vista, el mayor obstáculo real para la celebración de estos juicios es la deficiente tecnología existente en muchos Juzgados, siendo complicado realizar una conexión adecuada y segura o existiendo múltiples fallos y “caídas” del sistema. De este modo resulta imposible o supone mucho más tiempo y esfuerzo realizar un juicio por medios telemáticos que uno presencial, perdiendo por ello todas las ventajas que se pueden derivar de estos juicios. Esta es una de las cuestiones esenciales por la que muchos operadores jurídicos son reticentes a su utilización.

En mi opinión, los juicios telemáticos que son una solución muy buena para continuar con la actividad judicial durante este período en que aún existe el riesgo de contagio por COVID-19 y para recuperar parte de los juicios suspendidos. Considero que esta modalidad de celebración de juicios podría establecerse de manera definitiva, incluso en los procesos penales que no fuesen por delitos graves, siempre que se realice una inversión económica que nos dote de medios telemáticos suficientes, eficaces y con las debidas medidas de seguridad. Si bien, como hemos mencionado, lo que en ningún caso van a poder solucionar los juicios telemáticos son los problemas estructurales de una Administración de Justicia que lleva resintiéndose durante demasiados años de la falta de inversión en medios personales y materiales.

También se le considera una de las grandes divulgadoras de lo que es el Ministerio Fiscal y la aplicación de la ley. ¿Por qué realiza esta labor y en base a qué fundamentos y creencias esenciales para usted?

Me halaga mucha esa afirmación, pues es algo a lo que he dedicado mucho tiempo, esfuerzo y sacrificio. Como he comentado, comencé con mi cuenta en 2017 con la finalidad de acercar la labor desconocida del Fiscal a los ciudadanos, y con la firme creencia de que éstos deben conocer la naturaleza y funciones de una de las piezas esenciales del Estado de Derecho.

Para ello opté por tratar de difundir la labor diaria de los Fiscales de a pie y que son pieza esencial para el funcionamiento de la Administración de Justicia. Posteriormente he ido añadiendo contenido jurídico que ha tenido una gran acogida, en particular los hilos jurisprudenciales que publico cada domingo y los vídeos jurídicos en los que expongo alguna cuestión jurídica en un tiempo máximo de 2 minutos y 20 segundos.

Acercar nuestra figura a los ciudadanos es especialmente importante para mejorar el prestigio de nuestra institución y para reforzar la confianza de los éstos en la Justicia.

De hecho, nos consta que posee una cuenta en la red social Twitter @escar_gm , donde posee más de 27,5 mil seguidores. ¿Cuál es su propósito fundamental a través de este canal de comunicación? ¿A qué público principal se dirige y con qué mensajes fundamentales?

En la actualidad y con fines divulgativos, junto con la cuenta en Twitter, también tengo un canal en Youtube https://www.youtube.com/c/EscarlataGutiérrezVídeosJurídicos y una cuenta en Instagram @escarlata.gutierrez

Mi propósito fundamental cuando comencé con la cuenta de Twitter era trasladar y explicar la labor de fiscales a los ciudadanos. Con el paso del tiempo ese objetivo se fue ampliando y comencé a difundir contenido jurídico de forma pedagógica, habiendo tenido tan buena acogida que he seguido profundizando en la misma a través de los #VídeosJurídicos en los que explico con un lenguaje adaptado a cualquier ciudadano cuestiones jurídicas. También comparto en mi cuenta diversos artículos jurídicos y divulgativos que escriben mis compañeros o míos.

El público al que se dirige la cuenta es plural y abarca tanto los diversos operadores jurídicos, como a los opositores y estudiantes de derecho, y en general a cualquier ciudadano que esté interesado en el tema. Son muchos los seguidores de la cuenta que nada tienen que ver con el mundo del Derecho, pero les resultan de interés las publicaciones. El contenido de la cuenta es tanto jurídico como divulgativo de las funciones del Fiscal, incluyendo en la actualidad entrevistas que realizó a compañeros en Lawyerpress. También dirijo en la cuenta mensajes a los opositores de ánimo y aportando consejos que les puedan resultar útiles.

Además, mi presencia en redes sociales me ha servido para conocer a distintos operadores jurídicos y para participar en proyectos apasionantes. Un ejemplo de ello es WLW.

¿Cuándo y por qué surge su vínculo con WLW? ¿Qué valor añadido considera que le aporta a un perfil profesional como el suyo en su día a día la pertenencia a una red de colaboración como ésta?

Conocí WLW a través de una amiga, así como a través de las diversas publicaciones de su actividad en medios de comunicación y en las redes sociales y me gustaron mucho sus principios y objetivos. A principios de este año acudí a uno de sus talleres y pude conocer en persona tanto a parte de su Junta Directiva: Marlen, Ana y Clara, como a distintas socias. Tanto por las publicaciones que había leído, como por el taller al que acudí, me sentí identificada con los objetivos de la asociación relativos a crear una red de apoyo entre mujeres con el fin de potenciar el talento femenino, incrementando la visibilidad y la presencia de la mujer en puestos directivos.

No solo me gustaron los objetivos de la asociación, sino que me apasionaron las ganas, ilusión, fuerza e implicación que ponían en ella tanto su Junta Directiva, como las distintas socias. Se trataba de una verdadera red de colaboración. Me resultaron muy inspiradoras y quería formar parte del proyecto.

Ser parte de esta red de colaboración me parece especialmente interesante para un perfil profesional como el mío que procede de la Administración Pública y en concreto de la Carrera Fiscal. Me permite colaborar en proyectos asociativos con perfiles de todas las ramas del sector legal, lo que es especialmente enriquecedor e inspirador. Además, otorga visibilidad a la figura del Fiscal, al tener presencia en los diferentes proyectos que se organicen en la asociación. Actualmente formo parte de la Comisión de Tecnología de WLW centrada en el importante papel que desarrollan las nuevas tecnologías para la igualdad y para visibilizar el talento femenino, proyecto que me resulta especialmente motivador.

¿Cuál es su visión acerca del nivel de reconocimiento y posicionamiento que posee la mujer en el sector jurídico?

En mi opinión este posicionamiento y reconocimiento sigue siendo deficitario y no se corresponde con el tiempo que ya lleva la mujer incorporada al mercado laboral en el sector jurídico.

Teniendo en cuenta las cifras, sólo 1 de cada 3 directivos en Europa es una mujer y además gana solo el 75% del sueldo que ganan los hombres. En España, el porcentaje de mujeres en cargos directivos asciende al 37%, siendo 76.000 directivas de un total de 208.000 puestos ejecutivos y con una desigualdad salarial del 16,2 %.

En el ámbito público se acusa más esta desigualdad. Dentro de la carrera judicial, pese a que las mujeres suponen el 53% de la carrera, en el TS solo el 13%, ocupando solo una de ellas la Presidencia de una de las Salas. La presencia de las mujeres en los TSJ es del 38% ocupando la presidencia 2 mujeres frente a 15 hombres.

En la Carrera Fiscal las mujeres somos mayoría (un 62%) y sólo el 30% está en puestos directivos (Fiscal de Sala, Fiscales Superiores, Fiscal Jefe Provinciales y Fiscales Jefe de Área). Resulta interesante además señalar que las mujeres también son mayoría en la franja de edad de 41 a 55 años, (62%) que es cuando se ocupan estos cargos generalmente, pero siguen ocupando solo el 30% de los puestos directivos. De manera que no es una cuestión de tiempo.

Recientemente se ha publicado en Expansión Jurídico un ranking con los 25 socios de despachos de abogados que asesoran a las empresas en los grandes movimientos corporativos y no figura ninguna mujer en la lista, lo que obliga a una reflexión.

Está claro que la mujer no tiene una representación en los puestos directivos acorde a que la tiene en todo el sector legal y que esto evolucione no es una cuestión de que pase el tiempo. Por ello, es tan importante el papel que juega una asociación como WLW que reúne mujeres de todos los ámbitos del sector legal con el fin de formar redes colaboración y de potenciar, apoyar y visibilizar el talento femenino, permitiendo que más mujeres puedan acceder a esos puestos directivos.

Solo podemos conseguir estos objetivos apoyándonos entre nosotras. Juntas sumamos más.

¿Desea añadir algún comentario o reflexión adicional?

Por último, me encantaría mencionar que me encanta el título de vuestra publicación: “Muy Segura”. Por desgracia, las mujeres comenzamos a valorarnos y adquirir seguridad en nosotras mismas demasiado tarde. No podemos permitirnos estar ni un minuto sin valorarnos, ni debemos perder un segundo en criticar a las demás mujeres. Es necesario que formemos redes de colaboración, apoyo y soporte mutuo, como WLW.

Share This