Amanda Cohen es magistrada mercantil en la Audiencia Provincial de Córdoba (Sección Primera). Ingresó en la carrera judicial en el año 2004, tras haber superado las pruebas selectivas por el turno de oposición libre en 2002, ascendiendo a magistrada en el año 2008. Desde 2018 es asesora en la Dirección General de Cooperación Jurídica Internacional del Ministerio de Justicia. Autora de multitud de publicaciones sobre materias como el derecho de sociedades, concursal o bancario, Cohen aboga activamente por la igualdad de oportunidades en el mundo jurídico y ha sido directora y ponente de cursos de formación para jueces en el Consejo General del Poder Judicial. Forma parte del Grupo de Expertos en Derecho de Sociedades en la Comisión Europea (CLEG). Es, además, profesora asociada en el departamento de Ciencias Jurídicas de la Universidad de Alcalá, así como miembro de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación y del consejo académico de FIDE.

¿Cómo valoras la situación actual de la mujer en la carrera judicial?

A día de hoy, las mujeres representan más del 50% de la carrera judicial. Sin embargo, la presencia de la mujer en los órganos centrales (Tribunal Supremo y Audiencia Nacional), así como en las presidencias de los Tribunales Superiores de Justicia y Audiencias Provinciales, sigue siendo minoritaria. Desde luego, queda aún camino por recorrer, pero soy optimista en cuanto al futuro.

¿Crees necesaria una red como WLW?

Absolutamente. Por un lado, permite que sus integrantes puedan conocerse y compartir sus experiencias. Y, por otra parte, creo que es muy importante la labor de mentoring de las nuevas generaciones de mujeres, a quienes puede ayudar conocer la trayectoria vital y profesional de quienes ya han alcanzado puestos directivos.

Profesionalmente, ¿has encontrado obstáculos relacionados con el género en el transcurso de tu carrera?

Dentro de la carrera judicial, hasta el momento, no he encontrado ningún obstáculo para llegar a la Audiencia Provincial, a la que he podido acceder por la vía de la especialidad mercantil, esto es, superando una segunda oposición. No obstante, desde febrero de 2018 asesoro al Ministerio de Justicia en negociaciones de textos internacionales mercantiles. Eso ha supuesto mi traslado a Madrid, lo que ha entrañado que parte de la semana esté alejada de mi familia, que me ha apoyado al 100% en esta decisión y me animó a dar el paso. Y, en esa circunstancia, sí que he notado que todavía no se acaba de aceptar socialmente el hecho de que la mujer tome ese tipo de decisiones para su promoción y desarrollo profesional.

«No se acaba de aceptar socialmente que la mujer tome ciertas decisiones para su promoción y desarrollo profesional»

¿Qué retos crees que afrontará la mujer en nuestro sector en los próximos años?

El reto fundamental debe ser el de seguir trabajando para poder alcanzar mayor visibilidad en puestos de dirección, lo que exige adoptar determinadas medidas de promoción, que no tienen por qué estar reñidas, en ningún caso, con los principios esenciales de mérito y capacidad.

Unas palabras para todas aquellas jóvenes del sector jurídico que están empezando…

Les animaría a tener un espíritu de constante superación personal, a no ponerse límites, pero sin olvidar algo que, en mi opinión, es esencial: que para ser una buena profesional hay que ser una buena persona.

Un libro y una canción.

Un libro, cualquiera de Miguel Delibes. Una canción, “You are so beautiful”, de Joe Cocker.

Share This