Mucho hemos avanzado desde que Concepción Arenal asistió a la facultad de Derecho de la Universidad Central de Madrid, entre los años 1841 y 1846, no como alumna, sino como oyente y vestida de hombre.

Actualmente, las mujeres juristas somos una cantidad similar al de los hombres, pero nuestra representación en los cargos de liderazgo tanto en instituciones como en la sociatura de los despacho sigue siendo escasa.

Si miramos la proporción de mujeres en los despachos, veremos que nuestra profesión nos recibe con los brazos abiertos como abogadas junior, secretarias y para las áreas de gestión, pero que en la medida en que se progresa en la carrera, el porcentaje va decreciendo, hasta llegar al 16% de la sociatura.

En la última edición del Legal Management Forum realizamos un ejercicio de predicción colectiva por el cual los asistentes opiniaron sobre cómo será el futuro de la abogacía. En cuanto a la previsión de la evolución de la igualdad de género en la abogacía de los negocios en 2018, un 85% cree que el techo de cristal está en tendencia de ser quebrado. Sin embargo, cabe destacar que la mitad se muestra precavida indicando que creen que pasará a ser entre un 20 y un 40%. Los hombres se muestran más positivos, ya que un 40% cree que la cantidad de socias mujeres se acercará a la paridad en 10 años, 15 puntos más que las mujeres (25%).

¿Qué dificultades encuentran las mujeres a la hora de acceder al partnership en los despachos de abogados?

¿Qué estrategias debemos seguir las mujeres para recibir el mismo reconocimiento que nuestros compañeros?

¿Qué pasos deben dar las firmas para aprovechar el talento femenino que cultivan?

Sobre este tema tuve el privilegio de conversar con nuestra compañera Katharina Miller, socia de 3C Compliance y presidenta de la Asociación Europea de Mujeres Juristas:

 

Las barreras a las que nos enfrentamos las mujeres en los despachos de la abogacía de los negocios

Share This